sábado, 14 de marzo de 2009

Los flases son para el verano...y las cebolletas para el invierno


Y es que cada época del año traía consigo, algo en lo que gastar los restos de la paga semanal que le quedaban a uno.

Comenzaré por los “flases”. Los había de varios precios, lo cual dependía del tamaño de los mismos. Recuerdo los de 10 pelas, los de 15, los de 25 y los de 50 que eran ya para ricos. Teníamos de fresa, naranja , limón y cocacola. La modernidad nos llego el año en que llegaron los “verdes”, los de lima-limón, en sus envases metalizados y megamodernos…en la tienda se acababan los primeros….así que había que ser listo …o guardarse algo del fin de semana. A la hora de abrirlos te dejabas los dientes, para arrancar un poco del plástico para empezar a comértelo…sin contar como se te quedaban las comisuras de los labios de resentidas con el roce de suso dicho plástico (la irritación iba en proporción directa al tamaño del flas…a mas perras, más grande, más jodias se te quedaban….).
Lo de comerlo era otro show..lo mejor como siempre decíamos era el caldillo que se quedaba al final, tu intención era acabar cuanto antes con el hielo para poder disfrutar de la anilina…Cuando no te venía el típico listo que te decía: Me das? Tu ingenuo, le dejabas y te podían pasar dos cosas: Una que te dejase el hielo blanco, porque en vez de morder y llevarse un trozo, le quitaba el sabor al hielo…y otra que te absorbiese el caldillo que estabas acumulando…siempre y cuando no fuese un zafio que al subir para arriba el flas…no te lo tirase al suelo…en fin..que odiseas!


Cuando el tiempo no acompañaba, teníamos la opción de la cebolleta. Íbamos a la tiendita del Antonio, que tenía un bol lleno de cebolletas de diferentes tamaños, también en proporción directa a las pesetas que uno tenía. Él te esperaba con su palillo y cuando tu le decías de 15 pelas, el rápido, cual banderillero en la feria de Abril, se abría paso entre el vinagre y asestaba un golpe mortal a tu trofeo. Y entonces a disfrutar. Primer paso de todo buen comedor de cebolletas que se precie es sacarle todo el vinagrillo a la pieza. Ibas metiéndote y sacándote la cebolleta de la boca y deleitándote del néctar, como abeja libando en la flor. Cuando ésta comenzaba a secarse, era momento de empezar a sacarle las capas, una a una, a la vez que seguía saliendo vinagrillo. El proceso, como todo en la vida, duraba más o menos dependiendo de si era de 15 pelas, de 25 o de 50 (Yo creo que de estas no llegue a comer, eso eran cebollas, leñes). Y así pasábamos la tarde, ilusos de nosotros por la módica cantidad de 25 pesetillas, sin saber porque las chicas no se te acercaban…ahora lo entiendo..por eso…sólo como cebolletas cuando lo hace mi bendita.

11 Recuerdos:

Livy dijo...

Los flases, que buenos estaban, a mi el que más me gustaba era el de coca-cola, y ese liquidillo, era un auténtico nectar,jajajajaja.
La verdad es que lo has descrito tal cual,jajajaja
Y las cebolletas, es cierto, estaban ahi todas juntas en unos recipientes que estoy segura hoy no pasarían ningún control sanitario, y como bien has dicho; elegias el tamaño, según las pelas que tuvieses y él o la de la tienda con un palillo, que tampoco se yo si era muy salubre, te cogia una cebolleta,jajajajajaja.Y empezaba la operación descapeo de la misma, y cuando llegabas al corazón de la cebolleta era un momento especial...
Que cosas haciamos, podió,jajajajaj
Gran recuerdo Chapu, besotes

Milhaud dijo...

Jajajaja, lo que más gracia me ha hecho de toda la entrada ha sido al final, cuando he leído eso de "Objetos de Culto", jajajajajaja.

A parte, era adicto a los Flash de pequeño, pero odiaba cuando después de mucho absorver sin llegar a morder el hielo, se te quedaba para el final un bloque de hielo insípido :S.

Las cebolletas, por alguna extraña razón, no he empezado a comerlas hasta hace pocos años, no me gustaban antes.

Loli dijo...

Vaya, los flash, yo conocí también los de a duro, y los de 50 ptas no los llegué a ver. Todo el proceso que has descrito se podría aplicar a los Calippos de Frigo, el líquido lo guardábamos como un tesoro, para el final. Una forma fácil de abrir el flash era partiéndolo a la mitad, primero te comías una, luego la otra. Lo de las cebolletas..se ve que es por zona, aquí nunca las vi.

without dijo...

molaban...tela los flases!!! ami, me encantaba el de lima limón...que, como bien dices, escaseaba!!!

Lo de las cebolletas, estoy con Loli...aqui, nunca las vi!

Besos!

Evánder dijo...

La verdad es que molaban un montón los flases. A mí, como a Livy, me encantaban los de coca ccla, jajaja.

Pr estas tierras, no llegaron las cebolletas. Lástima, me encantan.

Bonito recuerdo.
Un abrazo!

Nadia dijo...

Está genial tu blog!
Yo también viví la era flases. Siempre los compraba con la idea de dejarlos descongelar un rato y beberme el liquidito, pero no tenía paciencia y acababa con 'el bloque de hielo insípido' que ha comentado Milhaud, qué rabia me daba!

EDEN dijo...

UEOEOEOEOE !!! Aqui otra que no vió las cebolletas, jajaja, os las quedasteis todas vosotros, jajaja.

En fin los flashes, tal cual lo has contado igualito, con toda la comisura de los labios roja del frotamiento del plastico, jajaja, lima-limon para mi también, viva lo ácido! Y cuidao con el caldio no sea que cuando te lo ibas a beber te lo echaras todo por encima, jajaja

Genial Chapu, buena colección de objetos de culto, la nuestra. Mua !

maba dijo...

en mi tierra lo de las cebolletas no se estila pero los flases...

creo que eran los de 50 pelas que eran cortos y anchísimos...la única vez que comí uno no pude acabarlo..del dolor de comisuras!!!!

besos

Anónimo dijo...

Los flases menudo invento y lo buenos que estaban, aun con las comisuras rojas y agrietadas.

¡Kiko! dijo...

Tal como dice maba, los de 50 podían desgarrar las comisuras, además eran ganas de buscar que el personal soltara chascarrillos sobre el "acto" de meterse semejante bloque de hielo en la boca. Que sucio me ha quedao el comentario por Dios :) En cuanto a las cebolletas(mente limpia, mente limpia) por mi barrio no se vieron la verdad , los "palulús" (o palodús, o a palolús o...) si que tuvieron su momento de gloria ¡Salud!

Anónimo dijo...

Nosotros a los Flashes le llamábamos Frigolosinas. Luego ya cuando me hice mayor y cambié de ciudad descubrí con gran decepción que cuando utilizaba esa palabra la gente me miraba raro... cómo que Frigolosina? eso es un Flash!! Qué desilusión... no me digais que no mola más tener un nombre propio para ese producto (frigolosina) en vez de utilizar el nombre de la marca (Flash). Lo mismo me sucedío con las patatillas... la gente las llamaba chips o incluso snacks... j0der, si son patatillas de toda la vida.

CRECI EN LOS 80 Y SOBREVIVI © 2008. Template by Dicas Blogger.

TOPO  

ir arriba